sábado, 22 de octubre de 2016

Agricultura en México

PRODUCIENDO MÁS Y MEJOR

La agricultura es un sector altamente vulnerable frente al cambio climático, ya que sufre el ataque de los cambios bruscos de temperatura y la escasez de agua. Ante este entorno, los productores mexicanos han venido adoptando nuevas tecnologías para mejorar su productividad y competitividad por medio de la agricultura protegida y el riego tecnificado.

La agricultura protegida es un sistema aplicado a la actividad agrícola que sirve para crear condiciones artificiales de clima que protegen a los cultivos del frío, heladas, granizo, lluvias, viento y demás condiciones meteorológicas adversas.

Los sistemas de agricultura protegida, como los invernaderos o los macrotúneles, posibilitan la producción en regiones con condiciones restrictivas y fuera de temporada. Asimismo, la aplicación de estas tecnologías hace posible la intensificación de la producción, obteniendo productos de alta calidad.

La forma en que los invernaderos funcionan es muy sencilla, son estructuras protegidas externamente por una cubierta de plástico o vidrio, de esta forma permite la entrada directa de los rayos del sol y se retiene de mejor forma el calor en su interior, generando condiciones de temperatura y humedad más favorables para el desarrollo de los cultivos. Es por ello que los productores pueden cultivar hortalizas y legumbres durante todo el año, incluso en el invierno.

Otra ventaja de los invernaderos es que se pueden manejar perfectamente las enfermedades de los cultivos, lo que genera productos de mayor calidad con respecto a los que se cultivan en campo abierto.

El cuidado de los recursos también es importante. Los sistemas de tecnificación de riego fomentan un uso más eficiente y productivo de los acuíferos disponibles para producir de manera sustentable, ya que realizan la captación permanente de agua de lluvia.

Mientras que en la agricultura tradicional se consume mucha agua porque se tira, se absorbe rápidamente por la tierra y se evapora, en los invernaderos además de ahorrarla hasta en un 50 por ciento, se reutiliza.

Los sistemas de riego tecnificado más comunes son:

Por aspersión

Consiste en simular la lluvia en forma uniforme y localizada, controlando el tiempo e intensidad, mediante una amplia gama de aspersores diseñados para operar a diferentes presiones, espaciamientos y tamaños, de acuerdo a los requerimientos de los cultivos.

Por goteo

Se le denomina así porque permite la aplicación del agua de riego y los fertilizantes de forma de gotas localizadas en la zona donde se encuentran las raíces de la planta, con alta frecuencia, en cantidades estrictamente necesarias y en el momento oportuno. Con este sistema es posible regar, fertilizar y controlar plagas en forma simultánea, ahorrando tiempo y jornales

De esta forma, los productores mexicanos intensifican sus esfuerzos para renovar la infraestructura y modernizar sus parcelas para producir más y mejor y llevar a ti lo mejor que México produce.