lunes, 17 de octubre de 2016

Chiapas - Qué produce


Chiapas es uno de los estados más bellos de la República Mexicana por el calor de su gente, su biodiversidad, lo azul de sus cascadas, el verde de su selva y toda su riqueza étnica y cultural.

Esta entidad, cuyo nombre significa “Río de Chía”, está formada por más de 75 mil kilómetros cuadrados de territorio rico en climas, que aunado al trabajo de los productores chiapanecos, lo ha llevado a ocupar el sexto lugar de importancia en el volumen total de producción agropecuaria y pesquera a nivel nacional.

En México, Chiapas es primer productor de plátano y café. En el subsector pecuario destaca ocupando el tercer lugar en producción de carne de bovino y, en pesca, los productos más relevantes son el atún, la mojarra, el camarón y el tiburón, siendo este último el más importante para la entidad.

La cocina chiapaneca conduce por un camino de exóticos aromas y sabores como el de las hojas de chipilín, una planta cuyas hojas son usadas en muchas preparaciones típicas de la región por aportar un agradable sabor a tamales y sopas. También se consumen cultivos de la región como calabaza, papa, haba, chayote, col, camote y yuca.

Dado que el maíz es el elemento básico en la alimentación chiapaneca, no es extraño saber que el tamal sea el platillo distintivo de la región, donde podemos encontrar una alrededor de 35 variedades de este alimento.

El tamal de bola, nombrado así por la forma que adquiere en su elaboración es uno de los más característicos. Está relleno de carne de cerdo condimentada con jitomate, tomate verde, chile ancho, tomillo, orégano y comino.

En el centro y la región del Soconusco se cocinan tamales de juacané que son elaborados con hojas de hierba santa, pepita de calabaza molida y trozos de camarón seco; o bien, frijoles y pollo y suele servirse acompañado de un tarro de café de olla. Otro tipo de tamal es el de chaya, consumido en la región central, especialmente en Tuxtla Gutiérrez, éste se elabora con hojas de chaya, pepita de calabaza molida, huevos cocidos, jitomate y chile.

También en Tuxtla Gutiérrez se prepara un tipo de mole con carne de cerdo llamado niguijuti, la chispola es un plato de garbanzo y col con carne de res. La chanfaina es un guiso que se prepara con menudencias de cordero o res y con mollejas e hígados de pollo con chile ancho. El cochito al horno, el guajolote en mole y los frijoles negros con carne salada de res, son otras delicias que vale la pena probar.

En San Cristóbal de Las Casas se elaboran embutidos, principalmente el chorizo, la longaniza y la butifarra.

Otros platillos más exóticos, pero no por eso menos deliciosos son el caldo de shuti o caracol de río, los tamales de iguana, el armadillo guisado, el caldo de conejo sihuamonte y el palmito.

En cuanto a bebidas típicas chiapanecas, el tascalate es una de las más populares, para prepararlo se necesita maíz, azúcar, cacao, canela, tortillas y achiote. De la combinación de estos ingredientes se obtiene un polvo rojizo, éste se le añade al agua para obtener una deliciosa bebida refrescante.

La chicha es una bebida alcohólica tradicional que se obtiene al fermentar el maíz, se puede conseguir en algunos mercados del estado o en las plazas de ciertas comunidades y suele servirse en jícaras.

El comiteco es una bebida fermentada del maguey, el pozol está hecho a base de maíz, el agua de chía y el atol, son típicas de la región central del estado, y el posh es un licor tradicional consumido en los Altos de Chiapas, el cual se obtiene al fermentar el maíz o diversas frutas. Y en cuanto a postres, los tamales fritos rellenos de queso y los pictes o tamalitos de elote, no pueden faltar.

Encanto natural y cultural

En Chiapas se pueden descubrir toda clase de maravillas, en cuanto a atractivos turísticos, Chiapas cuenta zonas arqueológicas imponentes como Bonampak, Palenque y Yaxchilán, que han resistido el embate del tiempo y muestran una parte de lo que fue la cultura maya.

En cuanto a bellezas naturales debemos mencionar las Cascadas de Agua Azul que destacan por sus hermosas tonalidades; la región del Soconusco ofrece un recorrido por las principales fincas cafetaleras de la frontera sur de México y las Lagunas de Montebello son zonas protegidas y convertidas en Parque Nacional desde 1959. Tapachula es ideal para practicar el ecoturismo. Se puede visitar el Volcán Tacaná y Huehuetán, para el rafting en el río Cuilco. El Cañón del Sumidero guarda una riqueza de flora y fauna que envidiaría cualquier país.

En la capital del estado, Tuxtla Gutiérrez, se puede admirar la bella arquitectura de edificios históricos como la catedral de San Marcos y el Antiguo Palacio de Gobierno. San Cristóbal de las Casas es uno de los pueblos más bellos de México, ubicado en lo alto de la sierra chiapaneca, es un destino preferido por miles de turistas de todo el mundo.

Con todo esto, sin duda Chiapas es la mejor opción para tus próximas vacaciones.

¿Cómo llegar?

Al estado de Chiapas se puede llegar por vía aérea y terrestre. El estado cuenta con diversas carreteras, las cuales lo conectan con el resto del país. La distancia de la Ciudad de México a Tuxtla Gutiérrez es de 974 km, los cuales se recorren en un tiempo promedio de 14 horas por autobús. Si busca mayor comodidad, puede abordar alguno de los vuelos que aterrizan en el aeropuerto local, el vuelo desde la ciudad de México a la capital chiapaneca dura aproximadamente una hora con 20 minutos.