sábado, 22 de octubre de 2016

Chihuahua - Qué Produce

CHIHUAHUA


Hablar de Chihuahua es hablar de la grandeza de su gente, de su extenso territorio, es quedar embrujado con la belleza de sus montañas que gracias al trabajo de sus habitantes, y pese a los fuertes contrastes de su medio físico, lo convierten en un estado eminentemente agrícola y ganadero, ubicándolo en el cuarto lugar nacional en el sector primario.

En cuanto a cultivos de este estado, es primer productor nacional de chile verde, manzana y nuez. Los tres municipios que aportan mayor producción agrícola a la entidad son Cuauhtémoc, Delicias y Rivapalacio.

Dentro de las actividades pecuarias destacan tres productos: la leche, la carne de bovino y la de guajolote, siendo en este último el segundo productor nacional. Estas mercancías se mueven con soltura hacia el exterior, aprovechando la frontera con Estados Unidos.

Debido a los climas extremos de la región, los chihuahuenses han aprendido a conservar alimentos deshidratándolos, principalmente vegetales, frutas e incluso las carnes. Con este proceso garantizan la existencia de alimentos para la temporada de frío o para enfrentar grandes períodos de sequía.

Chihuahua es una región ganadera por tradición y se acostumbra en la región serrana poner a secar la carne al sol en rebanadas delgadas impregnándolas con un poco de sal, de esta manera se consigue que la carne pueda conservarse por algunos meses, preparándola después con huevo o en caldillo.

La carne asada es un platillo típico de Chihuahua, ideal para una tarde con amigos o con la familia, se prepara marinada con cerveza, limón, sal, pimienta y se acompaña con cebollitas de cambray y papas al horno. Con un sabor único que solo en Chihuahua es posible probar, encontramos los burritos, preparados con tortillas de harina y rellenos de carne de res o frijoles con queso.

Los chacales, originarios de la Sierra Tarahumara, son un platillo de la cuaresma y consiste en una sopa de maíz quebrado y cocido, sazonado con chile colorado y acompañado de queso rallado, cebolla y cilantro.

El caldo de oso se elabora con chile colorado y trozos de pescado bagre. Se dice que hace muchos años en el pueblo de San Francisco de Conchos, específicamente durante la construcción de la presa La Boquilla, a los trabajadores se les daba de comer constantemente caldo de pescado, y ellos cansados de comer todos los días lo mismo, comenzaron a llamarlo “caldo odioso” que tiempo después cambió al nombre con el que se conoce actualmente.

Otros platillos tradicionales son el chile con queso y el chile colorado, hecho a base de carne de res picada y papas, mezclados con una rica salsa caldosa. La discada es también deliciosa, se mezcla carne de res picada, tocino, jamón, salchicha, chorizo, cebolla, chile jalapeño y jitomate.

El queso Chihuahua es elaborado de manera artesanal por las comunidades menonitas en la ciudad de Cuauhtémoc, que ha logrado un lugar importante en el consumo nacional e internacional. Otros quesos de la región son el asadero y el ranchero. Las tortillas de harina de son muy famosas, elaboradas con harina de trigo, agua y manteca, se usan para acompañar cualquier platillo o para preparar burritos.

Tanto las exquisitas manzanas, como las nueces chihuahuenses, tienen calidad de exportación, tanto así que en otros países son conocidos los dulces de Parral, elaborados con leche y las mejores nueces de la región. Además podemos encontrar la cajeta de camote, las manzanas chapeteadas, el ate de membrillo, las nueces garapiñadas y las torrejas que consisten en una rebanada de pan empapada de leche o vino cubierta con huevo y frita, espolvoreada con canela.

En cuanto a bebidas originarias de esta tierra destaca el sotol. Se elabora a partir de un agave comúnmente llamado sotol, y crece únicamente en el desierto chihuahuense y en la Sierra Tarahumara. Por sus características únicas, ha recibido el reconocimiento de denominación de origen desde el 2001. Y no olvidé probar una copita de tesgüino, porque esta típica bebida a base de maíz es muy difícil de encontrar.

Bellezas naturales e históricas

La historia escogió al estado de Chihuahua como el escenario perfecto de una serie de sucesos que marcaron el devenir de México: la muerte del cura Hidalgo, la resistencia de Benito Juárez ante la invasión francesa, la firma del convenio que terminaría con la Revolución y el asesinato de Villa, son algunos de ellos.

En un estado con tanto pasado, el viajero siente que cada plaza o casona es un rincón cargado de historia, así la ciudad capital nos ofrece muchos sitios y museos para descubrir un poco de lo que fue el México revolucionario.

Las Barrancas del Cobre son uno de los sistemas orográficos más espectaculares de América ubicados en la Sierra Tarahumara, en cuyas laderas se desarrolló una de las culturas más enigmáticas del norte del país: los rarámuris. Aquí los amantes del ecoturismo pueden disfrutar al máximo las montañas y los ríos, donde el ferrocarril que serpentea por las cumbres de la sierra, da a los viajantes la oportunidad de admirar y dejarse encantar por la belleza del paisaje donde confluyen siete barrancas.

Al noreste del estado, se encuentran las ruinas de Paquimé, la zona arqueológica más importante que se ha descubierto al norte del país. Esta civilización muestra en sus construcciones el gran avance tecnológico que lograron desarrollar sus habitantes.

¿Cómo llegar?

La ciudad de Chihuahua cuenta con el aeropuerto “General Roberto Fierro” a sólo 18 km del centro, o si lo prefieres, de la terminal de Autobuses del Norte salen corridas todos los días.

Si vas en auto, de la Ciudad de México toma la carretera 45, cruzarás por los estados de Querétaro, San Luis Potosí, Zacatecas donde al llegar a Fresnillo tomarás la carretera Federal 49 hasta llegar a Torreón Coahuila, cruzando por Durango y posteriormente tomarás la carretera federal 45 y cruzarás Jiménez, Camargo y Delicias hasta llegar a la capital de Chihuahua. Es un viaje de aproximadamente 20 horas con un recorrido de 1453 km.