martes, 25 de octubre de 2016

Ciudad de México - Qué Produce - Distrito Federal


El Distrito Federal o CDMX es el centro de consumo por excelencia. Punto estratégico para el abasto nacional e importante catapulta para el mercado internacional: la gran urbe es parte sustantiva del sector.

Lugar donde las actividades primarias perduran como parte de la vocación original de la antigua capital mexica. El desmesurado proceso de urbanización de la Ciudad de México y su zona metropolitana ha propiciado una merma dramática de los espacios agrícolas del fértil valle que le da cabida.

Con todo, en algunas zonas de la capital aún hay hombres y mujeres que se dan tiempo y encuentran el sitio ideal para seguir cosechando alimentos, además la entidad es la principal productora de nopal aportando la mitad de la producción nacional.

Otros cultivos que destacan son el brócoli, las flores ornamentales, la nochebuena y aún se mantiene viva la ganadería y la pesca en algunas zonas rurales. Cuatro delegaciones concentran prácticamente el total de la producción agrícola del Distrito Federal: Milpa Alta, Tláhuac, Tlalpan y Xochimilco.

Con sus sabores fuertes y tentadores aromas, la deliciosa cocina de la Ciudad de México tiene una identidad propia. La comida en la ciudad tiene sus orígenes en el pasado precolombino del país y refleja una multitud de ingredientes prehispánicos fusionados con los de otras culturas.

En algunos lugares, las recetas han pasado de generación en generación. El rescate arqueológico también ha recobrado platillos de la cocina prehispánica, que sorprenden por el uso de flores e insectos de delicado sabor, y piezas de pavo o conejo envueltas en hojas aromáticas.

El maíz es el ingrediente principal en la dieta de los mexicanos y no sólo es empleado para la elaboración de tortillas, la variedad de colores en las que se presenta es ideal para la confección de los tradicionales antojitos mexicanos, excelentes representantes de la comida regional.

Tacos, tamales, gorditas, tlacoyos, quesadillas, sopes, enchiladas y chilaquiles, son tan sólo algunos ejemplos de una larga lista de delicias que por su sabor han traspasado las fronteras del país.

Por las mañanas el desayuno de muchos capitalinos es la tradicional guajolota, mejor conocidas como tortas de tamal acompañadas con atole o un aromático café. Por la tarde para saciar el hambre y probar algo típico existen las fondas, locales tradicionales donde se puede pedir una comida corrida, un menú de tres platos tradicionales, acompañados de agua de frutas y postre.

Si usted es lo suficientemente atrevido, algunos restaurantes ofrecen a los comensales una prueba de la cocina prehispánica, donde podrá saborear chapulines, acociles, escamoles y chinicuiles acompañados de una cerveza o una copita de mezcal.

Pero el menú no termina ahí. Hay una razón por la cual la comida de nuestro país resulta incomparable: las salsas mexicanas, elaboradas a base de una combinación de chiles, tomates, cebolla y otros condimentos que se agrega a los demás platillos según el gusto de cada quien. Otra forma de preparar los chiles es rellenos de queso o carne molida, capeados y bañados en salsa de jitomate.

La variedad de sopas, normalmente incluye cremas o caldos mezclados con otros ingredientes como el nopal, los ejotes, el chile, la calabaza y las sopas secas como el arroz, además, los frijoles refritos son una guarnición presente casi en cualquier guisado.

Para finalizar este sabroso recorrido, no podíamos dejar de mencionar el tradicional mole y los tamales rellenos de carne, salsas, queso o vegetales, envueltos en hojas de plátano o maíz y cocidas al vapor.

La ciudad también alberga una buena cantidad de restaurantes de alta cocina con modernos menús. En ellos usted podrá respirar la calidez y el excelente servicio que caracterizan a los mexicanos y que lo harán sentirse como en casa.

Ciudad de cultura y entretenimiento

La Ciudad de México es uno de los sitios más interesantes por descubrir, gracias a que aquí confluyen tres rostros de México: el prehispánico, el colonial y el moderno. Además ofrece una amplia gama de actividades recreativas para todos los gustos, más de setenta museos, iglesias, corredores turísticos, teatros y zonas arqueológicas, entre muchos más.

En pleno Centro Histórico podrás admirar la bella arquitectura de edificios como el Palacio Nacional, el Templo Mayor, la Catedral Metropolitana y el Colegio de San Ildelfonso.

Una excelente opción para conocer de manera cómoda algunos de los principales atractivos de la capital es el Turibús, servicio de autobús panorámico que lleva al visitante, a conocer sitios como el Monumento a la Independencia, el Paseo de la Reforma, el Centro Histórico, el Palacio de Bellas Artes, el Museo Nacional de Antropología y las colonias Condesa y Polanco.

Otros museos que dan testimonio de la vida en territorio mexicano son el de Antropología e Historia, el Museo Franz Mayer, el de Arte Moderno, la Casa-Estudio Diego Rivera y el Dolores Olmedo, por citar sólo algunos.

Durante los fines de semana, Xochimilco es un popular destino familiar, sitio lacustre donde podrás embarcar en una trajinera tapizada de flores y recorrer el paisaje que ofrecen sus canales.

Envueltos en olores, colores y sabores, los mercados más que un simple espacio destinado para el comercio, son una síntesis de la cultura y la historia de una región. El de más tradición es el mercado de la Merced, el más grande de la Ciudad de México, fue inaugurado en 1957 y en él podrás encontrar una amplia variedad de productos tales como frutas, verduras, carne, lácteos, flores, dulces y más.

El Mercado de Jamaica hoy es una referencia obligada para comprar todo tipo de flores y plantas ornamentales. El Mercado de San Juan tomó auge con el comercio que propiciaron los refugiados españoles durante la primera mitad del siglo XX quienes dejaron el legado de una gran variedad de productos entre los que destacan los embutidos, cárnicos y quesos. La Central de Abastos es un lugar destinado a la venta al por mayor de productos alimenticios, especialmente vegetales; muy cerca de ahí también encontrarás el más grande distribuidor de pescados y mariscos, el mercado de La Viga.

¿Cómo llegar?

Es muy fácil llegar a la capital mexicana, ya que cuenta con una red de autopistas y rutas carreteras en excelentes condiciones. El Aeropuerto Internacional Benito Juárez es la principal vía de acceso al Distrito Federal. Además, todas las ciudades del país cuentan con líneas de autobuses que viajan hacia la ciudad de México.