domingo, 16 de octubre de 2016

Comala, el pueblo blanco de América


Entre la densa vegetación del bosque tropical, surge un pintoresco pueblo de inigualable belleza. El municipio de Comala se sitúa a 8 kilómetros hacia el norte de la ciudad de Colima. Este poblado cobijado por las faldas del Volcán de Fuego, el más activo de todo el territorio mexicano, es capaz de hechizar a los visitantes con su mezcla de cultura y tradición.

Comala significa en náhuatl “lugar donde hay comales”, este nombre evoca a la época en la que los artesanos del lugar elaboraban comales de barro. La agricultura y ganadería son los principales sectores productivos. En sus fértiles tierras se cultiva maíz, café, frijol, chile y jitomate, así como algunas frutas como papaya, limón y naranja.

Poseedor de dos lagunas de singular belleza, el pueblo alberga edificaciones con paredes blancas, techos de teja roja y un jardín principal siempre florido. Comala es el pueblo que inspiró a Juan Rulfo para escribir su novela Pedro Páramo, quizá por la amabilidad de sus habitantes quienes saludan a quien camina por sus calles empedradas.

Lo típico

Su gente es de trabajo, las manos de sus artesanos labran madera de caoba y parota, con la que fabrican toda clase de muebles, máscaras y objetos ornamentales, también se elaboran lácteos como quesos frescos, requesón y jocoque que se comercializan por las calles cuando los habitantes salen por la tarde a la banquetas para charlar, acompañados del aroma de una humeante taza de café.


El café comalteco es el mejor de la región, el cual es ampliamente reconocido en todo el país por su calidad y sabor, su variedad arábica es muy apreciada por los conocedores y por quienes degustan de este aromático producto; el complemento ideal es el recién horneado pan de Comala, que también tiene fama en todo el estado.

Por las condiciones de clima y paisajes, son miles las personas que visitan Comala, lugar reconocido por sus portales que albergan restaurantes donde se sirven comida, antojitos y las típicas botanas regionales, como el exquisito cerdo tatemado.

El ponche se prepara a base de mezcal de maguey, tuxca y frutas de la región como la granada, sin embargo, sus sabores cada vez son más innovadores, van desde tamarindo y zarzamora hasta coco y nuez; también es famoso el bate, que es una especie de atole de la fruta del chán que se sirve bien frío con piloncillo.

Pueblo de trazos mágicos

Su belleza arquitectónica es uno de sus más grandes atractivos, ejemplo de ello es la Parroquia de San Miguel Arcángel, el edificio de la Presidencia Municipal y los portales locales. Todos estos atractivos le han valido a Comala para ser nombrado Pueblo Mágico desde el 2002.

En el Jardín Principal se encuentra un kiosco con fuentes y herrería del arquitecto Rangel Hidalgo y una escultura en honor a Juan Rulfo. También vale la pena visitar el Centro Artesanal Pueblo Blanco, el Jardín Escultórico Juan Soriano y la Casa de la Cultura, sede de importantes eventos artísticos y culturales y que aloja al Museo “Alberto Isaac”, importante cineasta colimense.


De espectacular belleza son las lagunas Carrizalillo y La María, ubicadas en las faldas del volcán de Colima en una región montañosa de abundante vegetación comúnmente visitados por los colimenses durante los fines de semana, donde se pueden practicar actividades como campismo, senderismo, pesca de lobina negra, paseos a caballo, en lancha y en kayac.

Vale la pena visitar la ex Hacienda de Nogueras, construcción del siglo XVII y donde estuvo asentada la población indígena de Ajuchitlán. Fue una hacienda productora de caña de azúcar. En el interior se encuentra el Museo “Alejandro Rangel Hidalgo”, en el cual se exhiben objetos prehispánicos, colección de obras de arte y pinturas.

La fiesta principal de Comala es el 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe, donde encontrará procesiones, corridas de toros, jaripeos y peleas de gallos. También se presentan grupos de danza regional, un desfile de carros alegóricos y juegos pirotécnicos.

¿Cómo llegar?

Comala se ubica a 10 minutos de la ciudad de Colima, capital del estado. Para llegar desde este punto, puedes tomar la carretera estatal núm. 16.