lunes, 17 de octubre de 2016

Durango - Qué Produce


Durango posee territorios colmados de sierras, planicies, ríos y lagunas que, junto con el trabajo y empuje de los duranguenses, hacen una combinación que rinde grandes frutos.

Los cultivos más importantes del campo duranguense son el frijol, el maíz grano y dos alimentos para el ganado: la alfalfa verde y la avena forrajera.

La vocación ganadera de esta entidad norteña la ha llevado a ocupar el cuarto lugar nacional en producción pecuaria, siendo un gran productor de leche de bovino, carne de ave y huevo.

En materia de exportaciones, los productores duranguenses comercializan principalmente ganado y sus productos derivados. Los municipios que más aportan a la actividad pecuaria duranguense son Gómez Palacio, Lerdo y Mapimí.

A pesar de no contar con salida al mar, Durango es el primer productor de lobina en el país y tercera en bagre.

Como plato principal, uno siempre encontrará carne en todas sus variedades. También es famoso el queso flameado, el caldillo durangueño, el asado de boda y las gallinas borrachas. Además es importante la producción de conservas, en especial de durazno, perón y membrillo, frutos con los que se producen ates, jaleas y deliciosos licores.

En la región puedes encontrar los mejores lácteos, la mayoría elaborados artesanalmente, por ejemplo: el queso estilo chihuahua, el asadero y el ranchero, dignos de la mejor calidad y herencia menonita.

En las reuniones familiares, es tradición que se prepare carne asada o menudo. Otro de los platos más tradicionales es la discada, una mezcla de varios tipos de carne picada y sazonada con cebolla, chile y jitomate.

No podemos dejar de mencionar las gorditas rellenas de diferentes guisados al estilo norteño, por ejemplo rajas con queso, carne deshebrada, picadillo, huevo enchilado, entre otros.

Aunque las circunstancias han cambiado y hoy se pueden conseguir alimentos durante todo el año, los durangueños han seguido con la costumbre de preparar alimentos secos que se pueden guardar. Elaboran el chile pasado, la carne seca, el chorizo, los quesos añejos, la carne adobada, el pinole y los chuales, estos últimos son elotes cocidos que se ponen a secar al sol dentro de la misma mazorca, luego se desgranan y se guardan para usarlos en distintos platillos.

Otros platillos típicamente durangueños son el caldillo de carne seca con chile colorado o verde, las carnitas de chivo, el pipián rojo, la barbacoa de olla, los patoles guisados con chorizo y tornachiles, las panochas, los tamales de chile colorado y, si se trata de brindar, siempre es bueno hacerlo con mezcal.

Los dulces tradicionales son por excelencia los mostachones de leche, los buñuelos, el rollo de dátil, el ate de membrillo y las torrejas bañadas en miel de maguey. Como puede verse, nada falta para deleitar el paladar de los visitantes.

La tierra del cine

El cine llegó a Durango en 1889, cuando los productores estadounidenses, en una visita a la entidad, quedaron maravillados por los paisajes, ideales para grabar películas del oeste. Revivir aquella época aún es posible en Villas del Oeste, un destino familiar ubicado a tan solo 12 km. del centro, donde se han montado sets cinematrográficos que son ambientados por vaqueros, indios y bailarinas.

Durante el mes de julio, la ciudad lleva acabo su feria regional. Durante 15 días las familias acuden a disfrutar de conciertos, exposiciones ganaderas, juegos mecánicos y platillos tradicionales.

En la capital podrás hacer un recorrido en tranvía turístico, que parte de la Plaza de Armas, frente a la Catedral, hacia hermosos edificios como el Teatro Ricardo Castro y el Palacio Escárzaga.

Pero si lo tuyo es más de aventura, podrás visitar la Zona del Silencio, una misteriosa área caracterizada por la ausencia de sonidos y que en la prehistoria estuvo sumergida bajo el Mar de Thetis y donde se pueden encontrar fósiles marinos.

¿Cómo llegar?

Ya sea por vía aérea o por tierra, Durango cuenta con muchas opciones de transporte como aerolíneas y autobuses que salen desde la Central del Norte.

En automóvil, desde la Ciudad de México, son aproximadamente 10 horas y deberás cruzar los estados de México, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas.