martes, 25 de octubre de 2016

El Nopal y Tuna

En un territorio tan rico como el nuestro, es muy difícil encontrar algún lugar donde la fruta no se dé, incluso en regiones desérticas esta tierra tan fértil nos regala nopales y su dulce fruto: las tunas, símbolos tan mexicanos, que además de formar parte de nuestra alimentación, aparecen en nuestro escudo nacional.

México tiene alrededor de 11 mil productores de nopal, el esfuerzo de toda esta gente es lo que ha llevado a nuestro país a ocupar el primer lugar en producción a nivel mundial, con 777 mil toneladas anuales. Los estados más representativos en la producción de nopal son el Distrito Federal, Morelos y Estado de México.

De un total aproximado de 107 especies de Opuntia clasificadas en nuestro país, seis son utilizadas para la obtención de tuna y tres para nopal verdura, éstas son la ficus-indica, robusta, leucotricha y nopalea cochinillifera, seleccionadas por tener pocas espinas y por su buen rendimiento de tallos para la venta.

La gastronomía mexicana tiene al nopal como uno de sus principales elementos. Una vez que se le retiran las espinas, son innumerables las preparaciones culinarias en las que se puede emplear, a pesar de esto, se estima que el consumo nacional es de tan sólo 5 kilos por persona al año, cuando lo recomendable es de 200 gramos al día, equivalente a 18 kilos al año.

Nuestros antepasados le daban al nopal numerosos usos medicinales y hoy los avances científicos han corroborado el conocimiento de nuestros ancestros, demostrando que el nopal ayuda a equilibrar el sistema digestivo y a mejorar el metabolismo, además de reducir la cantidad de azúcar en la sangre, por lo que ha sido utilizado como auxiliar en los tratamientos de diabetes, también ayuda a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos, y su alto contenido de minerales y fibra natural, lo convierten en un alimento de gran ayuda para mantener nuestro peso.

Fruto privilegiado

En cuanto al cultivo de tuna, México cuenta con 20 mil productores, quienes cosechan 48 mil hectáreas y obtienen alrededor de 352 mil toneladas anuales. El mayor volumen de producción se concentra en los estados de México, Zacatecas, Puebla e Hidalgo y la cosecha se realiza en los meses que van de julio a septiembre, principalmente.

La tuna crece en diversos climas y terrenos, siendo resistente a las sequías, cultivándose en la costa y la sierra desde el nivel del mar hasta los 3,000 metros de altura. Su mejor desarrollo lo alcanza en regiones con temperaturas que oscilan entre los 12 y 34 grados centígrados.

México exporta tuna a Estados Unidos, Canadá y en menor proporción a Chile, Holanda, Alemania, Bélgica y Francia. La amplia riqueza varietal de nuestro territorio permite ofrecer al mercado tunas blancas, amarillas, verdes, anaranjadas y rojas, aquí radica un gran potencial que es necesario desarrollar para convertir a esta actividad en una fuente importante de empleos e ingresos para el país.

Más que alimentos

El nopal también es usado como materia prima para la elaboración de conservas, así como productos medicinales y cosméticos; la tuna es recolectada para consumo en fresco o para ser procesada para la elaboración de jugos, dulces, mermeladas y licores.

El mucílago del nopal es mezclado con barro para construir viviendas rurales, asimismo la planta es usada como cerco, sus tallos se utilizan como forraje para alimentar al ganado y cuando la planta muere, sus restos se usan para la elaboración de fertilizantes orgánicos. Otro uso que se le da a esta planta es como hospedera para la crianza de un insecto conocido como grana cochinilla (Dactylopius coccus Costa), del cual se extrae el carmín, colorante natural de gran importancia en la industria cosmética, farmacéutica y alimenticia.

Como ves, nos sobran razones para disfrutar el nopal y la tuna, grandes regalos de la naturaleza que no podemos desaprovechar. ¡Consume los alimentos que México Produce!