domingo, 16 de octubre de 2016

La Pesca Mexicana: del fondo del mar al plato

Una de las actividades de recolección y subsistencia que desarrolló el hombre hace miles de años a fin de satisfacer sus necesidades alimenticias fue la pesca.

Desde la edad de piedra, los hombres capturaban peces, tanto en aguas continentales como en el mar. Primero usaron las manos, posteriormente inventaron lanzas, flechas y arpones para facilitar la actividad.

México cuenta con condiciones climáticas y territoriales privilegiadas que le permiten tener una gran variedad de peces. Las más representativas por la cantidad de ingresos que generan para México son el atún, la mojarra y el camarón.

La pesca de atún y camarón se da en casi todos los estados que tienen litoral marítimo. La mojarra se pesca en prácticamente todo el territorio nacional porque se puede cultivar en estuarios (que se forman en la desembocadura de los ríos) y en estanques de agua dulce.

Otros productos importantes de la pesca mexicana son la sardina, el pulpo, la langosta, el robalo y el guachinango, además de otras cuarenta especies de menor producción.

Las tres entidades federativas del país más importantes por el volumen de captura en 2011 están en el litoral Pacífico: Sonora (611 mil toneladas), Sinaloa (338 mil toneladas) y Baja California Sur (151 mil toneladas).

A pesar de nuestro gran potencial pesquero, en México las familias destinan únicamente 2.8% del total de su gasto a la compra de pescados y mariscos.

Los nutrientes que del pescado

El pescado tiene un alto contenido de ácidos grasos polinsaturados, esto significa que sus grasas son benéficas para el organismo, ejemplo de ello es el Omega 3, utilizado en la medicina para disminuir los niveles de colesterol en el ser humano y reducir la tendencia a las enfermedades cardiovasculares.

Las cualidades alimenticias y nutricionales del pescado consisten en un alto contenido en proteínas y pocas calorías, lo que ayuda a combatir la tendencia a la obesidad.

También tiene un alto contenido de minerales como yodo, fósforo y magnesio. Algunos pescados que se comen con espina aportan calcio en cantidades importantes, como las sardinas enlatadas, los pescaditos fritos, etc.

Captura sustentable

En el litoral mexicano navegan con fines de pesca 82 mil 69 embarcaciones, de las cuales 78 mil 888 son ribereñas, mil 896 se dedican a la captura de camarón, 138 a la captura de túnidos, 108 a la sardina y anchoveta y mil 39 a la de otras especies de escama.

La captura se realiza con enfoque sustentable, es decir, bajo criterios de veda y artes de pesca (redes, lastres, boyas, trampas, etc.) que garantizan la reproducción y renovación de los bancos de especies.

La veda es el periodo en el que, en determinadas zonas geográficas, se prohíbe la captura de algunas especies para protegerlas. La veda se lleva acabo de dos formas: la primera es la permanente, cuando la especie ha tenido una baja significativa en su población, está amenazada o en peligro de extinción. La segunda forma es la veda temporal y se realiza cuando la autoridad federal establece los periodos de captura óptimos.

Mantener los criterios de veda ha permitido a la pesquería nacional alcanzar un promedio de captura en peso vivo de mil 362 millones de toneladas durante los últimos seis años. De la captura, 87.6% se obtuvo en el Océano Pacífico y 12.4% en el Golfo de México y el Caribe.

La pesca con enfoque sustentable ha permitido fortalecer la cadena productiva: generar empleos, crear integradoras y procesadoras que dan valor agregado a las pesquerías, además gana espacio en el mercado exterior, pues cumple con los estándares y normas internacionales.

¡Consume los pescados y mariscos que México produce!