lunes, 17 de octubre de 2016

El Tabaco y Tu Salud


Los fumadores están expuestos a un mayor número de enfermedades del corazón y de las arterias, por lo que deben tomar precauciones respecto del aumento de las grasas y del colesterol, otro factor de riesgo cardiovascular.

El trastorno nutricional más asociado a los fumadores no es la obesidad sino, por el contrario, la nutrición deficiente. El cigarrillo quita el apetito, por lo que muchos de los fumadores prefieren comida rápida antes que alimentos frescos y sanos. Por ejemplo, es común que el desayuno de un fumador sea un café o té con pan y galleta, seguidos rápidamente de un cigarrillo, en vez de consumir leche o fruta fresca.

Alimentos para los fumadores

Se debe aumentar el consumo de productos frescos como vegetales y frutas que México produce. La leche y los derivados lácteos también deben incrementarse, así como las carnes y pescados preparados al horno o a la plancha.

Como el cigarrillo disminuye el apetito, se deben preparar comidas sabrosas y tentadoras con una presentación agradable a la vista. Los fumadores que llevan mucho tiempo fumando deben realizar periódicamente dietas de desintoxicación con abundantes líquidos.

Lo que se debe evitar es el consumo de alimentos ricos en grasa saturada, ya que aumentan el colesterol. Para cocinar se deben preferir los aceites vegetales como el de oliva o el de girasol, y descartar la manteca y las grasas de origen animal.

Se debe limitar el consumo de alimentos fritos como milanesas o papas fritas. El café, té y las bebidas carbonatadas y alcohólicas son compañía habitual del cigarrillo, y en grandes cantidades son perjudiciales, por lo que se debe limitar su consumo.