viernes, 21 de octubre de 2016

Yucatán - Qué Produce

YUCATÁN, TIERRA DE MARAVILLAS UNIVERSALES


Yucatán es una fusión perfecta del pasado y el presente, en una danza constante de colores, aromas, sonidos, sabores y texturas, un mosaico interminable de maravillas por descubrir.

Extensos valles verdes, ricos litorales, así como esteros, lagunas y corrientes subterráneas hacen posible que en Yucatán florezcan las actividades del sector agroalimentario.

La entidad es primer lugar en explotación de especies marinas como el pulpo, mero, rubia y villajaiba, y tercero en langosta. En actividades pecuarias es líder en producción de carne de guajolote y miel de abeja, en carne de cerdo, ocupa el quinto lugar y en huevo, el séptimo.

Los pastizales, sustento de la principal actividad rural de la entidad, la ganadería, ocupan 74% de la superficie cultivable de Yucatán y lo ubican en el cuarto lugar a nivel nacional.

Otros productos destacados en el subsector agrícola son el limón, quinto lugar, y naranja, séptimo. Los municipios que más cooperan con la producción agrícola del estado son Tizimín, Peto, Oxkutzcab y Muna.

En cuanto a exportación, los bienes pesqueros son los más importantes, con más de dos terceras partes del valor exportado. Los pescados y mariscos se envían principalmente a Italia, España, Estados Unidos y Canadá.

Exquisito mestizaje

La hospitalidad y calidez de sus habitantes les distingue y su cocina es el resultado de un mestizaje culinario que mezcla ingredientes indígenas con sabores traídos por los españoles durante la Colonia. Más tarde se incluyeron aportaciones caribeñas y del medio oriente, dando como resultado una de las gastronomías más reconocidas de México y el mundo.

Conjunta productos y condimentos tales como la pepita de calabaza, el orégano, la cebolla morada, la naranja agria, el chile habanero, la lima, el achiote, el chile xcat y el cilantro, que combinados le dan ese sazón tan especial a la comida de esta región.

El cerdo, pavo y venado son los protagonistas de deliciosos platillos regionales, como la cochinita pibil, que es una de las especialidades gastronómicas más conocidas del país.

Los mucbipollos son un manjar y su elaboración es toda una tradición, ya que desde días antes las amas de casa empiezan a comprar ingredientes como manteca, nixtamal y hojas de plátano. En algunos parques se establecen puestos durante toda la noche que venden carne de pollo y puerco, verduras, achiote, xpelón, epazote y todo lo necesario para su elaboración. Se envuelve la carne con la masa y lo ideal es cocerlo en horno de leña o en la tierra, lo que le da un sabor muy especial.

El chile habanero es considerado uno de los más picosos del mundo y al igual que el “recado” son ingredientes básicos para dar sabor y ese toque especial a la gastronomía yucateca. El recado se compone de especias como clavo, pimienta negra, orégano, comino, ajo, cilantro, achiote y vinagre. Este recado es utilizado en la cochinita pibil y el pescado tikinxic.

La sopa de lima es una sabrosa combinación de lima yucateca, caldo de pollo, vegetales y tostadas. El poc chuc se elabora con carne de cerdo asado marinada en jugo de naranja agria y acompañada de cebolla y salsa xnipec. Los panuchos consisten en una tortilla de maíz frita en manteca, servido con lechuga, tomate, cebolla curtida, carne de pavo o pollo y aguacate.

El “brazo de india” es una variedad de tamal preparado con chaya, relleno de pepitas de calabaza molidas, huevos duros y tomates. El relleno negro es carne de pavo cocinada con una pasta negra con condimentos de la región, el queso relleno lleva carne molida con almendras, pasas, aceitunas, alcaparras, pimientos y se baña en dos salsas, una blanca conocida como col y otra de tomate.

Los huevos motuleños son el desayuno típico de la ciudad de Motul, se fríen y sirven sobre una tostada cubierta de frijoles refritos aderezada con salsa de tomate, jamón picado, chícharos y queso blanco desmenuzado.

Existen otros platillos menos conocidos por ser más caseros como los frijoles puercos, los salbutes, los joloches, el puchero, el chilmole, los tamales colados y los vaporcitos.

Para beber qué tal una deliciosa horchata de arroz, un agua de chaya con limón o una de lima, de naranja agria o de pitahaya. Para quienes gustan de un aperitivo, el xtabentún o “licor de los dioses” y el balché serán sin duda una excelente opción.

Los postres también son una muestra de la calidad gastronómica del estado, el pastel del cielo, el dulce de papaya y el queso napolitano, son ideales para cerrar con broche de oro esta singular experiencia culinaria.

Una joya para cada gusto

Conocer Yucatán es una experiencia única. Es una tierra legendaria que ofrece impresionantes zonas arqueológicas e históricas ciudades señoriales. Para aquellos que prefieren alejarse de la ciudad, se sentirán infinitamente a gusto explorando la multitud de cenotes, grutas, lagunas y playas que posee este hermoso destino.

Si gusta de la arquitectura y la historia, puedes visitar lugares como Mérida, Tizimín o Valladolid, que conservan construcciones y monumentos de la época colonial, mismos que en su fachada e interiores, guardan innumerables anécdotas que datan de muchos siglos atrás.

Mérida también es conocida como “la Ciudad Blanca”, donde la Plaza de La Constitución es adornada por frondosos arbustos que embellecen el ambiente. Al frente podrás admirar la Catedral de San Ildelfonso, cuya antigüedad la coloca en el segundo lugar en América. Fue construida con las piedras de las ruinas de la ciudad maya T´Hó. La Casa de Montejo es el más claro ejemplo del estilo plateresco, su fachada se conserva en perfecto estado. También te invitamos a que visites los muchos museos con los que cuenta la ciudad.

Valladolid es la segunda ciudad en importancia en Yucatán, recibe a sus visitantes con calles empedradas antiguas y hermosas iglesias, así como edificios de gobierno y casas que inspiran esa tranquilidad tan característica que la historia deja en los lugares tradicionales.

Muy cerca de ahí se encuentra Chichén Itzá, una de las zonas arqueológicas más visitadas en el mundo entero. Sitio majestuoso, legado de la antigua civilización maya. Templos como el de las Mil Columnas, el Observatorio y la Pirámide de Kukulcán –una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno-, son muestra del alto nivel de destreza arquitectónica, matemática y astronómica que alcanzaron los mayas.

A tan sólo 62 km de Mérida se ubica Uxmal, un sitio arqueológico considerado como una de las construcciones mayas más imponentes. Pero si su objetivo es relajarse en la arena, Yucatán le ofrece tranquilas playas como Celestún, Telchac y Progreso. También para nadar están los cenotes, que custodian un enorme tesoro de flora y fauna, y ofrecen una experiencia única a los visitantes.

El subsuelo rocoso de toda la Península de Yucatán esconde innumerables cavernas subterráneas o grutas, que constituyen una experiencia única para quienes visitan esta hermosa región del país. En Yucatán, las más famosas son Balankanché, San Ignacio, Calcehtok, Tzabná y Loltún.

Las haciendas de Yucatán son un atractivo más del estado, ideal para quienes buscan amplios espacios abiertos y actividades al aire libre; hay inclusive haciendas que se han acondicionado con gran lujo para ser hoteles. San Antonio Cucul, Teya y Dzoyolá son haciendas famosas ubicadas en los alrededores de Mérida que vale la pena visitar.

Como ves, Yucatán tiene para ti un sin número de rinconcitos a los que siempre querrás regresar.

¿Cómo llegar?

Si viajas por carretera, desde la ciudad de México a Mérida son 1 336 km, que se recorren en 19 horas aproximadamente. De la Terminal de Autobuses de Pasajeros de Oriente existen varias compañías que ofrecen este traslado. Si viajas por aire, el tiempo de vuelo estimado es de 1 hora con 40 minutos.