LLEVA FLORES A TU MESA

Las flores han llegado junto con la primavera para recrear nuestra vista con sus colores y llenar el ambiente de deliciosos aromas. En México, el uso de las flores se ha extendido a la cocina, convirtiéndose en toda una tradición. Nuestro país cuenta con una gran variedad de flores comestibles que por su agradable sabor, han conquistado paladares.

Las flores que más se emplean en la gastronomía mexicana, ya sea como primer plato o como guarnición son:

Flor de calabaza

La reina de las flores en la mesa mexicana es la flor de calabaza, la cual es posible conseguirla en cualquier mercado. La forma más tradicional de prepararla es en las típicas quesadillas de flor con queso, aunque también es común encontrarlas en crema, en una rica sopa acompañada de granos de elote, epazote y rajitas de chile poblano o en las tradicionales indias vestidas, que son tortitas rellenas de queso bañadas en caldillo de jitomate.

Flor de maguey o quiote

En los estados donde crecen los magueyes como Hidalgo, el Estado de México y Tlaxcala, venden las flores de maguey en racimos o ya sin tallos ni pistilos que es como deben comerse. Su sabor se asemeja al del pollo. Son cocinadas con la sabiduría de nuestra gente en diferentes formas como tacos, revueltas con huevo batido, en tortitas, en mixiotes y acompañadas de diversas salsas. También se usan como relleno de enchiladas, o se agregan crudas a las ensaladas.

Cabuches

La biznaga de espina roja es una cactácea que nos regala el delicado botón de su flor, al que se le llama cabuche. Es un producto exclusivo de la zona semidesértica de Zacatecas, Coahuila y San Luis Potosí, su cosecha coincide con la temporada de Semana Santa, siendo un platillo típico de estas fechas. Con ella se preparan sopas, ensaladas y también se cuece para acompañar quesadillas y gorditas.

Flor de palma o izote

Esta flor blanca de textura suave y sabor fuerte, es un alimento popular de la temporada de primavera. Posee un alto valor nutricional y se emplea para rellenar chiles poblanos, después de guisarla con cebolla, jitomate y sal. También se consumen crudas en ensaladas, o cocidas y revueltas con huevo para formar tortitas que se bañan en salsa de tomate verde o rojo.

Flor de colorín

Las flores de árbol de colorín son unas delgadas vainas coloradas que es posible encontrarlas en mercados locales del estado de Morelos, vendiéndose por montones en los meses de marzo a junio. Con éstas se pueden preparar tortitas, a las que se les añade huevo y el delicioso sabor del caldillo de tomate con chile. También se fríen como quelites o se guisan en pipían, en tamales o se agregan en la olla donde se cocen los frijoles negros, lo que da un exótico sabor y enriquecimiento de proteína pura.

Jamaica

La flor de jamaica es tradicional en el país para preparar coloridas aguas frescas de sabor, que acompañan los antojitos mexicanos. Sin embargo, su uso también se extiende a la elaboración de guisos como tacos y enchiladas. Esta flor es muy apreciada ya que posee un efecto desinflamatorio y diurético.

Azahar

Esta flor pertenece al árbol del naranjo o limón y es indispensable en nuestra cocina, ya que el agua de azahar se utiliza en la elaboración de panes tradicionales como la rosca de reyes, el pan de muerto y algunos otros confites.

Rosas

Los pétalos de rosas se utilizan principalmente en la repostería. Los podemos saborear en nieves y helados, como los que se elaboran tradicionalmente en Tulyehualco y Tepoztlán. Además del característico sabor, las rosas contienen vitaminas, sales, fósforo, hierro y calcio.

Manzanilla

También conocida como camomila, es una flor aromática que es muy utilizada por sus conocidos beneficios para la salud. Se usa desde tiempos ancestrales como calmante, además alivia problemas digestivos y es desinflamante. Al igual que las rosas, esta flor es empleada en la repostería.

Consulta nuestra sección de recetas y disfruta en tu mesa de las flores que México produce.

Articulos relacionados: