TAMAULIPAS, TIERRA DE ENCANTO


Foto: (CC) ophelias

Tamaulipas es un estado fronterizo rico y diverso al que la naturaleza le ha concedido 458 kilómetros de litoral en el golfo de México. Su actividad económica más importante es la industria manufacturera, sin embargo, su desarrollo se ha visto reflejado también en otros ámbitos como el agrícola, el ganadero y el petrolero.

Es el sexto estado en cuanto a extensión territorial, cuenta con extensas praderas naturales y un sector ganadero de larga tradición, siendo sus principales productos la carne de bovino y porcino. Los municipios que destacan en materia pecuaria son Aldama, Altamira y González.

El valor de su producción agrícola le alcanza para ubicarse en el décimo lugar nacional, mientras que el pesca ocupa la séptima posición. Sus principales cultivos son sorgo, maíz, caña de azúcar y naranja. En sus costas se explotan especies como el camarón, la mojarra, la trucha y la jaiba, principalmente.

Si viajas por Tamaulipas seguro podrás admirar sus extensos sembradíos de sorgo, porque casi el 70% de su superficie cultivable se destina a este producto, colocando al estado como el primer productor a nivel nacional.

Gracias a su privilegiada ubicación, Tamaulipas es un lugar estratégico para el intercambio comercial con Estados Unidos, el principal socio de México. En cuanto a la exportación, los productos más importantes para el estado son jitomate, limón, ganado bovino, hortalizas, cebolla y chile.

El sazón tamaulipeco

La riqueza tamaulipeca se refleja en su cocina, donde tenemos gorditas de horno, cabrito enchilado, discada, tamales de cerdo, barbacoa, cecina, asado de puerco, frijoles charros, carne asada a la tampiqueña, enchiladas tamaulipecas, menudo, cabrito de gala, tortas estilo La Barda, caldillo de machaca, empanadas de nopal, asado de puerco y mole de papas con camarón.

Para el desayuno te recomendamos machaca con huevo acompañada de tortillas de harina. Si pasas por Matamoros y vas a desayunar, no dejes de pedir un rico guayín, que consiste en una tortilla de huevo rellena de frijoles refritos.

Los cortes de carne también son muy apreciados, lo mismo que las parrilladas, el chorizo y los ricos quesos asaderos, los cuales se sirven acompañados con tortillas de harina con rajas de cebolla y chile fritas. En la temporada de cacería, en una gran parte del estado se pueden encontrar sabrosos platillos hechos a base de venado, codorniz y huilota.

Las chochas es un platillo elaborado a base de las flores blancas de la palma yuca, también conocida como palma pita, que suelen verse colgadas en racimos en las zonas semidesérticas del estado. Los cabuches son el botón de la flor de la biznaga, la cual suele cocerse o guisarse para servirse como entremés o complemento de otro platillo. Los jacubes son cactáceas que suelen cocinarse de forma similar a los nopales, pero su sabor es muy distinto.

El zacahuil es un platillo típico de la huasteca tamaulipeca, quienes no lo conozcan deben imaginar un tamal de grandes dimensiones elaborado con maíz quebrado y carne de cerdo o pollo, envuelto en hoja de plátano. Los bocoles son gorditas elaboradas con masa de maíz, manteca, cilantro picado y una especie de frijol negro de grano pequeño.

En las zonas costeras se elaboran excelentes platos con pescados y mariscos como el huachinango, el cebiche, la jaiba enchipotlada, la sopa de mariscos, el huatape de camarón, los langostinos en caldo o a la mantequilla, la jaiba rellena, el salpicón de jaiba, el chilpachole, los camarones en escabeche, con nopales o en su jugo.

Para endulzar el paladar hay toda una gama multicolor de postres, están el ponteduro elaborado con maíz y piloncillo, la calabaza en tacha, el chichimbré, las adepitas, los dulces de dátil, el turrón de Tula, la mermelada de nopal y los dulces regionales del municipio de Llera. Los pemoles son galletas en forma de rosquillas elaboradas con harina de maíz, típicos de la Huasteca. También se comen gorditas endulzadas con piloncillo y el camote con piña.

En cuanto a bebidas regionales destaca el agua de huapilla, popular en el centro y sur del estado, que se elabora a partir de una planta parecida al maguey. También está el atole de miel de maguey, el vino mezcal de tuna, el champurrado de maíz de teja y para celebrar no hay nada mejor que el tequila y el mezcal de la región.

Como ves, el arte de cocinar es una de las cualidades de los tamaulipecos, un ejemplo del buen comer en el noreste mexicano.

El mejor destino para la cacería y la pesca

Tamaulipas cuenta con muchos atractivos turísticos, producto de sus recursos naturales, la belleza de sus paisajes y sus monumentos históricos, que juntos forman un importante patrimonio cultural.

El estado cuenta con más de 400 kilómetros de litoral en el Golfo de México, desde Playa Bagdad hasta Playa Miramar, donde ofrece a sus visitantes una gran variedad de oportunidades para la recreación en sus hermosas y tranquilas playas, además la práctica de la pesca deportiva y actividades acuáticas donde se pueden disfrutar las delicias del mar.

Tamaulipas es líder nacional en turismo cinegético y pesca deportiva, su diversidad de especies lo convierte en un entorno óptimo para la práctica de la cacería. En la entidad abundan especies como la paloma ala blanca, codorniz, paloma huilota, pato, ganso, grulla y venado cola blanca.

El estado también es reconocido por ocupar el primer lugar en pesca deportiva en aguas interiores, donde destacan especies como la lobina negra. Tamaulipas cuenta con varias presas las cuales ofrecen excelentes condiciones para practicar esta actividad.

La Reserva de la Biosfera El Cielo, se ubica en la región sureste del estado. Esta área natural protegida cuenta con cascadas en la parte alta de la montaña. Otras zonas ideales para la práctica del senderismo son el Cañón de la Servilleta, el Cañón del Novillo y Miquihuana, este último tiene como atractivo principal un hermoso cerro que alcanza una altura de 3564 m. sobre el nivel del mar, esta región es un hábitat natural del oso negro tamaulipeco y el venado cola blanca.

Tampico es un punto territorial en donde se da una convivencia armónica entre cielo, mar y tierra. Es el segundo puerto más importante de México. En el centro histórico podrás admirar la Catedral, el antiguo edificio de Telégrafos, el edificio de la Aduana, el Palacio Municipal y la Casa de la Cultura. También te recomendamos hacer un recorrido por la Plaza de Armas y la Plaza de la Libertad.

En Ciudad Victoria, la capital del estado, visita la Plaza Hidalgo, la Basílica de Nuestra Señora del Refugio, la Casa de las Artes y el Museo de Antropología.

Otra de las ciudades principales de Tamaulipas es Nuevo Laredo, localidad llena de actividades comerciales, ya que cuenta con una de las más importantes aduanas del norte del país. En Reynosa, que es otra ciudad de gran movimiento comercial, destacan construcciones como la Catedral y el Museo Histórico.

Como ves, Tamaulipas tiene mucho que ofrecer para que te diviertas en grande.

¿Cómo llegar?

Del Distrito Federal a Ciudad Victoria, capital de Tamaulipas, son 729 km, que se recorren en unas 9 horas, aproximadamente. Atravesarás el Estado de México, Querétaro y San Luis Potosí.

El Aeropuerto Internacional de Ciudad Victoria “General Pedro J. Méndez”, se encuentra ubicado a 18 kilómetros de la ciudad. El tiempo de vuelo estimado desde la Ciudad de México es de 1 hora con 30 minutos.

Además, la Central de Autobuses de Ciudad Victoria cuenta con unidades que viajan a los principales destinos estatales, nacionales, así como con ciertos puntos de Estados Unidos.

Otros Destinos: